domingo, 19 de marzo de 2017

“AMAR”, DE ESTEBAN CRESPO, SE PRESENTA EN LA SECCIÓN OFICIAL DEL 20 FESTIVAL DE MÁLAGA


La tercera jornada del Festival ha arrancado con el estreno a concurso en la Sección Oficial de la ópera prima de Esteban Crespo, “Amar”, una película romántica, fresca, intensa y de sentimientos profundos que en palabras de su director nos devuelve a la pasión y a la ‘obsesión tóxica’ del primer amor. 


La cinta cuenta con el debut cinematográfico de la joven María Pedraza, de 19 años, bailarina clásica profesional, instagrammer y con una prometedora carrera como modelo. Le acompaña Pol Nomen, que ha trabajado en películas como “Elisa K” o “Els nens salvatges”. También ha participado en varias series televisivas, como Isabel. 


Esteban Crespo ha revelado que se fijó en Pedraza a través de su perfil personal de Instagram, al que seguía desde hacía tiempo para comprobar cómo se relacionan los jóvenes a través de las redes sociales. Fueron precisamente las fotografías publicadas en su perfil de esta red social las que le transmitieron la necesidad de contar con ella como protagonista para el guión de Amar que guardaba en la nevera desde hacía 15 años esperando su momento. Tuvo que modificar el guión, ha reconocido, porque las relaciones amorosas entre los jóvenes de hoy en día habían cambiado bastante desde que comenzase a redactarlo y las nuevas tecnologías ahora juegan un papel muy importante. 


Para ilustrar la asfixia o falta de oxígeno tan común en las relaciones amorosas absorbentes recurre a la simbología metafórica, como es el caso del uso que realiza de las máscaras para transmitir el mensaje de entrega y dependencia sentimental absoluta entre los amantes que viven aferrados a su historia. Hemos trabajado mucho cada una de las escenas y el guión se ha adaptado continuamente al lenguaje de los protagonistas, a su edad, a su forma de pensar, ha expresado Crespo. 


Me interesaba la locura, cómo toman los jóvenes cada una de sus decisiones, a veces como si se les fuera la vida en ello, cómo maduran con sus experiencias. He querido despertar sensación de recuerdo entre los espectadores, despertarles sentimientos y hacerles revivir cómo fue su primer amor, ha aclarado. 


Laura y Carlos –María Pedraza y Pol Monen- se aman, envueltos por la locura del primer amor. Sin embargo, esta pasión sin límite es la misma que les absorbe, obsesiona y embriaga y que terminará por separarles con una tensión constante, dramática y tormentosa. El guión no es lineal, es decir, da un giro que cambia por completo la intuición que pueden tener los espectadores al comienzo de la película. No es un film romántico, dulce y pasteloso, es precisamente todo lo contrario, ha insistido su director. 


Pedraza y Monen han coincidido en concebir el amor que recrean en sus escenas como muy intenso, exactamente igual al que pueden experimentar los jóvenes de hoy en día en su primera relación. Si no hay intensidad en el amor, es solo gelatina, ha espetado Monen. 


Esteban Crespo es un director consolidado como cortometrajista. Fue nominado a un Oscar en 2014 por “Aquel no era yo” y ahora debuta como director de largometraje con “Amar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada