domingo, 19 de abril de 2015

ANTONIO HERNÁNDEZ, BEN TEMPLE, YON GONZÁLEZ y AITOR LUNA en rueda de prensa de MATAR EL TIEMPO, de la SECCIÓN OFICIAL del 18 MÁLAGA


Se presenta en el Festival de Cine Español de Málaga el largometraje “Matar el tiempo”, la segunda de las películas a concurso proyectada este domingo en la sección oficial del 18 Festival de Málaga. Estamos ante un 'thriller' que busca, no obstante, "dejar buen sabor de boca en el espectador", como ha defendido el director Antonio Hernández.


La cinta cuenta una historia sobre la redención y las segundas oportunidades a través de Robert H. Walton (Ben Temple), un auditor de cuentas norteamericano que viaja a España en pleno duelo personal y que se cruza con Sara (Esther Méndez), una hermosa prostituta envuelta en asuntos turbios. La cinta pone al servicio de la trama "el arma de doble filo de las nuevas tecnologías, con las que crees que eres observador y en realidad eres observado", como ha apostillado el director de la cinta.


Yon González (Boris) y Aitor Luna (Diego), hermanos en la vida real y en esta película, son los matones al servicio de una red dedicada al trasplante de órganos de la que intenta escapar Sara con la ayuda de Robert, un antihéroe convertido en perspicaz Quijote en una historia que brinda incluso momentos para la sonrisa, casi siempre de la mano de Nicholas (Frank Feys) el particular Sancho Panza que intenta hacer entrar en razón al protagonista, "un personaje que está muerto en vida ya al que la vida le pone otra vez en marcha", en palabras del propio Temple, uno de los pilares sobre los que se levanta “Matar el tiempo”.


En rueda de prensa, el director Antonio Hernández declaró que "el mundo iría mucho mejor si pensáramos en algo más que salvar nuestro culo". Para el director de "Los Borgia" (2006) y "Lisboa" (1999) sacar adelante una película "con estos IVAs y esta crisis" es complicado y ha animado a los jóvenes realizadores, al tiempo que pedía al Gobierno que se implique y haga lo necesario por ayudar a la cultura.


Acompañado por los hermanos Aitor Luna y Yon González, la debutante Esther Méndez y el estadounidense Ben Temple, protagonista de la cinta "y el extranjero más conocido de las series españolas", Hernández ha desvelado que escribió la mayoría de los papeles pensando en cada uno de ellos.


"He buscado que el espectador se entretenga, pero que se moje, que se ponga en la situación del personaje; que lo piense, que medite qué haría en su situación", enfatiza el director, para quien el drama es "ver noticias en la tele que caducan al día siguiente".


En "Matar el tiempo", Hernández se apoya en las nuevas tecnologías para abrir una ventana por la que alguien a quien no ves puede verte a ti: el cliente circunstancial de una joven prostituta a la que apenas conoce es testigo, a través de la webcam de la chica, de cómo dos matones la extorsionan y torturan en el salón de su casa. El hombre, un poderoso broker estadounidense que negocia fusiones en España, debe decidir de manera inmediata si ayuda a la chica o apaga el ordenador y acaba el problema.


Para González y Luna la experiencia de trabajar juntos ha sido "única y genial", no solo porque la complicidad de hermanos les ha ayudado mucho, sino porque los papeles elegidos para ellos por el director les han permitido jugar al máximo. Tanto Luna, con su yonqui peleón y descerebrado amante de la play, como González, un boxeador corrupto que teme más a su madre delincuente que a una presunta organización internacional del crimen, han agradecido que Hernández les sacara de sus roles habituales.


Ben Temple, marido de la actriz Alicia Borrachero, que estaba en la sala, ha explicado que Robert, su personaje, "es un muerto en vida que se refugia en el trabajo hasta que las circunstancias le obligan a conectarse de nuevo con la vida".


Este personaje viudo, este "héroe sin capa" a quien la vida le ha dado dinero y trabajo y poco más, es el "antihéroe" de la historia, un 'quijote' que desoye a su Sancho -que interpreta en la cinta Frank Freis-, y que al final actúa como sabe: jugando al ajedrez, detalla Hernández, porque no es violento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario